Rio de Janeiro, ciudad de contrastes

Rio de Janeiro no tiene grises, pero allí el blanco y el negro conviven y constituyen su esencia, tanto como en las onduladas veredas de Copacabana.

La riqueza y opulencia de los barrios de Ipanema, Leblón y Barra da Tijuca se mezcla con la humildad de las favelas que allí mismo se encuentran.

La Iglesia Nossa Senhora da Candelária cuya construcción comenzó en 1609, convive con el Teatro Municipal, que data de principios de 1900 y la Catedral de San Sebastián de Río de Janeiro que fue terminada en 1976. Cada edificio con su estilo, cada uno con su belleza.

El glamour de los principales centros comerciales como Botafogo Praia Shopping, Rio Sul o Barra Shopping no desentona con la simplicidad de las graciosas y coloridas ferias artesanales que se distribuyen a lo largo de la Avenida Atlántica en Copacabana.

Las prisas y el tráfico, insufribles como en toda gran ciudad, se mezclan con la calma del mar y la paz del maravilloso paisaje de playa y morros. El Jardín Botánico, el Pan de Azúcar y el Corcovado son parte de la naturaleza que deslumbra en medio de tanta urbanidad.

La histórica confitería Colombo, fundada en 1894, coexiste con modernos restaurantes como “Sindicato do Chopp” y “Manoel & Joaquim” que ofrecen los platos típicos de la cocina brasileña en Copacabana, e incluso con cadenas como Mc Donald’s o Bob’s (una especie de Mc Donald´s brasileño). Así, el abanico gastronómico es amplio y delicioso en todas sus variantes.

Los cariocas son amistosos, alegres y desprejuiciados pero también son sentimentales, saben lo que es la saudade, esa palabra que no tiene traducción exacta al español pero que se parece a la nostalgia y a la melancolía, resumiendo la sensación de extrañar.

Entre los visitantes que llegan a la ciudad, también hay contrastes. Quien visita Rio de Janeiro puede amarla u odiarla, pero raramente hay medias tintas. Yo soy parte de los que la aman, y coincido con Marcos, un taxista carioca que me describió la ciudad de una manera muy acertada: “Rio de Janeiro es como una caipirinha, después de que la probás siempre querrás volver.”

Teatro Municipal
Pan de Azucar
Jardín Botánico
Cristo Redentor
Corcovado
Playa de Copacabana
Confitería Colombo
Picanha na chapa, comida típica brasileña, en el Restaurante Manoel & Joaquim
Catedral de San Sebastián de Río de Janeiro
Botafogo y el Pan de Azúcar
Avenida Altántica, Copacabana
Anuncios

3 pensamientos en “Rio de Janeiro, ciudad de contrastes”

  1. Me impactó muchísimo el impacto de los contrastes, es muy fuerte!! No obstante me llevó de allí recuerdos maravillosos , las gentes son geniales!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s