Conocer Lucerna en un día: principales atractivos

Publicado por

Corría el año 1994 y yo ya sabía que un día querría conocer Lucerna. Mi abuela Lala, que era una gran viajera, acababa de volver de un largo tour por Europa, y no dejaba de suspirar al recordar la belleza de esa ciudad. Así, 25 años después, cuando empecé a planificar mi itinerario por Suiza, Lucerna apareció como un destino ineludible.

Durante nuestra estadía en Zúrich, aprovechamos entonces para hacer un daytrip a Lucerna. La distancia que separa a estas ciudades es de sólo 50 kilómetros, por lo que el viaje es muy corto. Viajamos en micro a través de la empresa Flixbus, que resultó ser muy puntual tanto en los tiempos de salida como de llegada. La terminal de Lucerna se encuentra muy cerca del centro, así que pudimos comenzar nuestro itinerario a pie. Veamos cuáles son los principales atractivos que visitamos:

Lago de Lucerna y Río Reuss: la ciudad de Lucerna se ubica a orillas del Lago de Lucerna, (o Lago de los Cuatro Cantones), y es atravesada por uno de sus afluentes, el Río Reuss, lo cual le otorga una panorámica soñada.

Max Chocolatier: si son fanáticos del chocolate, seguramente en Suiza encontrarán su paraíso. Max Chocolatier es la chocolatería más emblemática de la ciudad. Sus productos son tan delicados, que uno tiene la sensación de haber entrado a una joyería!

San Leodegario, la Catedral de Lucerna: este templo católico fue inaugurado en el año 1639, y fue construido sobre la base de una abadía romana que se había quemado en 1632. Su importancia religiosa es central, convirtiendo a Lucerna en uno de los bastiones católicos de Suiza, dado que la mayoría del país es reformista. Vale la pena visitarla para apreciar el estilo gótico de su exterior, y el barroco de su interior. Además, posee uno de los órganos más antiguos del mundo: el Hoforgel. Para acceder a la iglesia hay que subir 45 escalones “que te acercan a Dios”, (según está escrito en el primero de ellos).

El Monumento del León: es uno de los lugares más emblemáticos y más visitados de Lucerna. Este león fue esculpido en la roca en el año 1821. Su nombre es Löwendenkmal. La estatua mide 6,80 metros de alto por 10 de ancho, y su importancia radica en haber sido creado para homenajear a los soldados suizos que murieron durante la Revolución Francesa. La obra es tan perfecta que emociona. El propio Mark Twain lo definió como “el más triste y conmovedor pedazo de roca del mundo”.

Plaza de la Capilla (Kapellplatz): su nombre deriva precisamente del hecho de que allí se encuentra la capilla más antigua de la ciudad. En el centro de la plaza se erige la Fuente del Carnaval. Se construyó hace menos de un siglo pero se hizo en estilo renacentista con figuras alegóricas. La plaza da directamente a la peatonal de Lucerna, y al famoso Puente de la Capilla (Kapellbrücke).

Puente de la Capilla (Kapellbrücke): es uno de los íconos de Lucerna, su tarjeta postal más bella. Se trata de un impresionante puente medieval de madera que conecta ambos lados de la ciudad, cruzando el Río Reuss. Al cruzarlo, en el techo se pueden apreciar las pinturas de Heinrich Wägmann con distintas escenas de la historia de Lucerna y Zúrich. Con sus casi 205 metros, es el segundo puente más largo de Europa. En el centro, se encuentra la torre del agua, que ha sabido ser estructura defensiva, prisión y hasta sala de torturas. Hoy, es el monumento más fotografiado de Suiza. Vale la pena tomarse unos minutos para atravesarlo caminando despacito y apreciar no sólo la belleza de su interior, sino el increíble paisaje que nos ofrece al mirar hacia la ciudad, el río y el lago! El Kapellbrücke es, definitivamente, el lugar que no podés dejar de conocer si pasás por Lucerna.

Plazas Hirshenplatz y Wienmarkt: estas plazas se destacan por sus construcciones típicas y los antiguos frescos que adornan las fachadas de las casas.

El puente Spreuerbrücke: este puente también cruza el Río Reuss, y aunque no es tan afamado como el Kapellbrücke, también tiene su encanto. Fue construido en el año 1408 y restaurado completamente en 1889. En su interior hay una capilla dedicada a la Virgen María.

La Iglesia de los Jesuitas: se trata de la iglesia más visitada de Lucerna. Se encuentra ubicada frente al Río Reuss y muy cerca del Kapellbrücke. Fue construida por la orden de los Jesuitas en el año 1666. Se destaca por el estilo barroco de su exterior y el rococó que predomina en el interior. Es realmente muy hermosa, en especial los frescos que ornamentan la bóveda de la nave central.

Como podrán ver en el mapa, estos atractivos se encuentran muy próximos entre sí, y al ir de uno a otro, uno va conociendo las principales calles, comercios y restaurantes de la ciudad. Un paseo que se puede hacer en unas horas y enteramente a pie.

Al caminar por sus calles, deslumbrarme con su arquitectura, enamorarme de sus fachadas, sus jardines, sus paisajes y sus colores, entendí por qué Lucerna le había robado tantos suspiros a mi abuela. Es una ciudad que parece pintada a mano por el más exquisito y sofisticado artista de cuentos de hadas. Lucerna huele a frescura, a montaña, a agua y a flores. Lucerna es elegante, enigmática, cautivadora y fascinante. Y si bien es pequeña, y uno puede recorrer sus principales atractivos en apenas unas horas, les aseguro que su mágico recuerdo perdurará por toda la eternidad.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .